DECÁLOGO PARA LA SALUD ORAL DE LOS ESCOLARES

El COEM recuerda no descuidar la salud oral en edad escolar.

Según los datos de la Organización Mundial de la Salud, entre el 60% y el 90% de los escolares tienen o han padecido caries, una de las patologias bucales más frecuentes en niños.  Para facilitar esta labor el COEM ha elaborado este decálogo.

Mantener una correcta higiene oral.  Cepillarse los dientes tres veces al día (después de cada comida) con una pasta fluorada, usar seda dental y limpiarse la lengua para mantener una higiene oral completa.

Visitar al dentista regularmente, al menos dos veces al año para prevenir que determinadas patologías orales puedan complicarse.  Estas visitas deben realizarse desde edades tempranas.

Mantener la boca hidratada, es muy importante beber agua regularmente, sobre todo cuando realizan actividades físicas.

Controlar el consumo de dulces; ingerir bebidas o alimentos azucarados, refinados, procesados o en forma de hidratos de carbono, provoca que las bacterias en la boca produzcan ácidos que pueden dañar el esmalte del diente y provocar caries.

Aumentar el consumo de frutas y verduras en nuestra dieta es fundamental para prevenir la aparición de bacterias que pueden poner en peligro nuestra salud oral.

Evitar los cepillados bruscos y la utilizacion de cepillos de dientes duros ya que puede suponer problemas en nuestra salud oral, como el caso de la retracción de encías.

Evitar el tabaco delante de los niños.  Para mantener la salud bucodental de toda la familia es recomendable evitar hábitos nocivos.

Estar pendiente en niños y adolescentes de los traumatismos dentales con la práctica de actividades deportivas.  Por eso es recomendable (sobre todo en deportes de contacto) salvaguardar los dientes con protectores diseñados por dentistas, que sean adaptados a las necesidades y características de cada niño.

Actuar rápido si se cae un diente definitivo, en el caso de que un diente definitivo se haya caido, es importante llevar a cabo los siguientes pasos:  buscar el diente y cogerlo por la parte de la corona, evitando tocar la zona de la raíz, si el diente está sucio lavarlo con agua.  Recolocar el diente en su sitio y mantenerlo mordiendo una servilleta,  si no se puede recolocar, acudir al dentista con el diente guardado en un recipiente con leche, suero o en la misma boca del niño.

No descuidar los tratamientos prescritos: vigilar que los niños continúan utilizando las férulas y tratamientos retenedores de ortodoncia para no alterar su eficacia y ajuste posterior.

Artículo EstarVital.

Comments (2)

  • Hugo Reply

    Muy interesante, me ha sido muy útil, felicidades.

    19 abril, 2018 at 7:35 pm
    • Rakel Reply

      ¡ Nos alegramos Hugo ! Gracias por leerlo.

      27 abril, 2018 at 5:26 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *